Un rincón inolvidable en Castilla La Mancha